Compartir
tiempo-de-ocio

Hazlo ahora.

Una de las mejores maneras de reducir tu trabajo a la mitad es no hacerlo dos veces. Probablemente tu más fructífera fuente de perder tiempo sea tu propio trabajo doble. Así es como haces trabajo doble: coges un despacho o un trabajo, lo examinas y entonces lo pones a un lado para hacerlo más tarde; luego, más tarde, lo coges y lo vuelves a leer, y sólo entonces lo haces realmente.

Esto, por supuesto, duplica tu tráfico sin más.

Una de las razones por las que puedo manejar tanto tráfico es que no o hago dos veces. Tengo una regla inflexible de que si me encuantro manejando alde de tráfico, lo manejo, no lo pongo en una caagoría de espera o para después.

Si resulta que husmeo en mi canasta en el centro de mensajes para que qué hay, hago lo que encuentre.

Si me da un mensaje o dato que requiere más acción de mi parte, lo hago en cuanto lo recibo.

Así es como obtengo «mi tiempo de ocio».

En pocas palabras, la manera de deshacerse del tráfico es hacerlo, no remitirlo; cualquier cosa que se remita la tienes que leer de nuevo, absorber de nuevo, y manejar de nuevo; así que nunca remitas el tráfico, simplemente hazlo de modo que esté hecho.

Basado en obras de L. Ronald Hubbard

Comentarios

Comentarios

Compartir